Qué es una póliza o contrato de seguro

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Reddit 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

El seguro es la transferencia equitativa de los riesgos de una pérdida, de una entidad a otra a cambio de un pago. Es una forma de la gestión del riesgo usada principalmente como cobertura de riesgo contra el riesgo de una pérdida incierta contingente. Una aseguradora, o compañía de seguros, es una empresa de venta de seguros; el asegurado, o tomador, es la persona o entidad que compra la póliza de seguro. La cantidad de dinero que se cobra por una cierta cantidad de cobertura de seguro se llama prima. La gestión del riesgo, la práctica del modelo de decisión y control del riesgo, se ha desarrollado como un campo discreto de estudio y de práctica.


La esencia del seguro radica en la distribución de los efectos económicos desfavorables de unos riesgos entre los patrimonios individuales que se exponen. El individuo evita un perjuicio económico contingente mediante un gravamen económico real y soportable. En el seguro el individuo realiza un acto psicológico de “previsión”, por lo que si se llega a consumar el daño la persona recibirá la “indemnización adecuada”. El asegurado recibe un contrato , llamado contrato de seguro , que detalla las condiciones y circunstancias en que el asegurado será compensado económicamente. Es un contrato entre dos partes, el asegurador (quien ofrece el servicio) y el asegurado (quien lo pide).

historia

Desde la Antigüedad

Los primeros métodos de transferencia de riesgos que se conocen son los de los babilonios, desde el II milenio aC. El sistema desarrollado se reanuda en el Código de Hammurabi . Si un marchante pedía un préstamo para efectuar un transporte, pagaba una suma suplementaria al prestador. El préstamo no debía reembolsar si robaban la mercancía.

Mil años más tarde, los habitantes de Rodas inventan la mutua. Los marchantes los bienes de los que llegan a destino reembolsan aquellos otros marchantes los bienes de los que han sido destruidos por una tormenta.

Los griegos y los romanos introducen el seguro de salud y el seguro de vida. Las guildes de la edad media hacen un papel similar, participando en los gastos de las exequias de sus miembros muertos.

El seguro se hace más compleja en Europa después del Renacimiento .

Las bases modernas después del s. XVII

A finales del s. XVII, la importancia creciente de Londres como centro de comercio provoca la demanda creciente de los seguros marítimos. Edward Lloyd abre una taberna que se convierte en una referencia para los marineros y los fletadores y también una fuente de información sobre el mundo marítimo. Se convierte en un lugar de encuentro para quien busque asegurar sus barcos y quien proponga una cobertura. Hoy todavía, el Lloyds de Londres ocupa el lugar más alto del seguro marítimo.

En el sentido moderno, el seguro remonta al gran fuego de Londres de 1666, que destruyó 13.200 industrias. Después del incendio Nicholas Barbon abre un despacho para asegurar las industrias.

En los EE.UU., la primera compañía se creó en 1732. Benjamin Franklin es el primero, a través de Philadelphia Contributionship for the Insurance of Houses from Loss by Fire , que inventa la prevención, rechazando de asegurar las casas para las que el riesgo de incendio es demasiado fuerte.

Organización del sector económico

modelo económico

La póliza de seguro es un contrato de transferencia de riesgos:

  • El asegurado cede un riesgo, por definición aleatorio, a la compañía de seguro. cuando el contrato prevé una franquicia, el asegurado conserva una parte del riesgo.
  • La compañía de seguros acepta el riesgo a cambio de la prima.

El mecanismo del seguro no modifica la probabilidad de advenimiento del riesgo, ni sus consecuencias. Se contenta transfiriendo el riesgo de un agente económico, el asegurado, a otro u otros.

El asegurado es entonces protegido contra eventos que no puede soportar solo. Entonces puede realizar actividades arriesgadas. El seguro ayuda indirectamente en la creación de riquezas.

La compañía de seguros o aseguradora efectua, gracias a la suscripción de numerosos riesgos similares, una mutua de riesgos entre los asegurados. Este dominio estadístico del riesgo permite al asegurador disminuir la volatilidad total de los riesgos. La ley de los grandes números permite al asegurador saber aproximadamente el importe de los siniestros futuros.

Curiosamente, las actividades de juegos de azar (loterías, etc.) son similares al seguro: hay suerte. En ambos casos, se paga una pequeña suma, y ​​si se produce un acontecimiento raro, se produce una gran suma. La diferencia es que el seguro cubre los riesgos “negativos”, de pérdida, y la lotería al contrario los riesgos positivos, especulativos.

Hay en ambos casos que el evento sea bastante raro, y que, con respecto al seguro, el hecho de estar asegurado no modifica los comportamientos frente a los riesgos (suerte moral), sino, el asegurador ya no equilibra los sus riesgos.

Algunos casos como los robos, vuelos de vehículos o accidentes de moto son un poco particulares, en la medida en que la cuestión ya no es saber si un evento se producirá, sino simplemente cuándo tendrá lugar.

Solvencia de los aseguradores

Para vivir, una compañía de seguro debe poder pagar el conjunto de siniestros que los asegurados sufrirán. Como el importe total desconocido por definición, las compañías de seguro empiezan por «mutualizar» los riesgos. Este mecanismo tiende a reducir la variabilidad de las pérdidas. El importe de las pérdidas probables (aumentado por un margen de seguridad, y gastos de gestión de la compañía) lo cubren los asegurados (prima).

El dinero que se recogen así no se vuelven inmediatamente al asegurado, sino que se pueden invertir, por lo que aportan una fuente de recursos adicionales. Esta suma es particularmente importante en las ramas de desarrollo a largo plazo (por ejemplo en la responsabilidad civil ), donde el siniestro cuando sobreviene no se indemniza hasta muchos años después de la percepción de la prima. En las ramas de desarrollo a corto plazo, esta fuente de recursos no tiene tanta importancia.

El asegurador es desde entonces capaz de afrontar una situación de siniestralidad habitual. De todas formas se comprende fácilmente que si un riesgo afecta simultáneamente un gran número de asegurados (intemperies, catástrofe natural , etc.) el dinero que debe pagar el asegurador pueden reducir considerablemente sus perspectivas de ganancias y eventualmente exceder sus capacidades financieras. Es el caso, por ejemplo, que tenga que desbloquear los haberes bloqueados para socorrer a las víctimas de una tormenta. El asegurador podrá aumentar el importe de las primas a fin de reconstituir el capital consagrado a las indemnizaciones.

A fin de afrontar los siniestros excepcionales los aseguradores pueden reasegurar (con la supuesta franquicia de su parte) sus propios riesgos en compañías especializadas; se denomina reaseguro.

Forma del contrato de seguro – la póliza de seguro

La póliza de seguro es el documento contrato que rige las relaciones entre la compañía de seguro y el asegurado. Este contrato fija en particular:

  • la lista de eventos garantizados, con las exclusiones eventuales.
  • la garantía, es decir, la asistencia aportada al asegurado en caso de siniestro.
  • las obligaciones del asegurado:
    • las medidas de prevención eventuales a fin de disminuir el riesgo.
    • el plazo de declaración del asegurador en caso de siniestro.
    • el importe y las condiciones de pago de la prima.
    • las posibilidades de disolución de la póliza.
  • las obligaciones de la aseguradora:
    • los plazos de pagos para la indemnización.

Las pólizas de seguro se componen de condiciones generales, comunes a todos los asegurados de una misma compañía para un riesgo o un conjunto de riesgos dado, y de condiciones particulares, específicas del asegurado.

Tipos de contratos de seguro

Los tipos de contratos de seguros más comunes son los contratos de seguro de vida y los de seguro de daños y perjuicios. Se distingue entre los contratos de seguro de personas y los de seguro de vida. La clasificación legal básica de los seguros diferencia:

  • Seguro contra daños
  • Seguro de personas

Los seguros contra daños también pueden ser:

  • Seguro de incendios
  • Seguro contra robo
  • Seguro de transportes terrestres
  • Seguro de lucro cesante
  • Seguro de caución
  • Seguro de crédito
  • Seguro de responsabilidad civil
  • Seguro de defensa jurídica

Algunas subvariedades serían el seguro de alquiler, para proteger una propiedad alquilada, el seguro multirriesgo del hogar o del Seguro agrícola, para protegerse de la pérdida de una cosecha .

Los seguros contra personas pueden ser:

La variedad es amplia e incluso se pueden negociar contratos no previstos por la aseguradora. Algunos ejemplos menos comunes son:

  • Seguro de una parte del cuerpo o invalidez (piernas, pecho, nariz …)
  • Seguro de un sorteo . Si sale premio lo paga la aseguradora y si no sale la aseguradora ha ganado.
  • Seguro de vehículos de un día de duración. Por ejemplo vehículos antiguos que se conducen uno o pocos días al año.
  • Seguro de título inmobiliario, también llamado seguro de título. Es un tipo de seguro creado en EEUU para proteger todo tipo de compraventa inmobiliaria o gravamen sobre inmueble.

En algunos casos es obligado por la Ley tener un seguro, como por ejemplo:

  • Seguro obligatorio de vehículos.
  • Seguro de perros considerados peligrosos.
  • Seguro de caza.
  • Seguro de daños materiales o de caución, contratada por el promotor de un edificio.

En estos casos los poderes públicos entienden que la peligrosidad de ciertas actividades es suficiente para obligar quien las efectúa a contratar un seguro que proteja terceras personas de los daños que se puedan causar.

Algunos contratos, es posible que vengan obligados por un contrato anterior. Es algo habitual en una hipoteca tener que asegurar el bien hipotecado a favor del acreedor .

regulación

Todas las condiciones del seguro están en el contrato. Esta cláusula hay que leerla muy atentamente. Cada año las aseguradoras ganan mucho dinero para las prestaciones que hay en el contrato y no son reclamadas por el asegurado.

El seguro en todo el mundo tiene una doble función, la económica y la social:

  • Función económica: elimina la incertidumbre económica sobre el futuro logrando aumentar la eficiencia, estabiliza la riqueza, combate la pobreza y estimula el ahorro.
  • Función social: estimula la previsión, contribuye a la mejora de la salud.

Las condiciones esenciales del seguro se regulan, en España, mediante la Ley 50/80 del contrato de seguro.

No pueden asegurarse (art.19 LCS) los siniestros causados ​​por la mala fe del asegurado.

Sobreseguro, infraseguro.- El riesgo asegurado no puede ser notablemente superior o inferior al del valor real de lo que se asegura, por lo que es esencial una prudente valoración del objeto asegurado. En el primer caso (sobreseguro) una vez producido el siniestro, la aseguradora sólo indemnizará el daño hasta el valor real de lo asegurado. En cambio, en el caso del infraseguro la aseguradora, indemnizará en la misma proporción en que cubría el interés asegurado: si lo que se aseguró valía 2.000 € y se aseguró en 1000 €, si se causa un daño de 1000 €, se indemnizará la mitad: 500 €.

Por lo tanto, se recomienda que cualquier suscriptor de póliza se asesore con un corredor o abogado responsable, que revise las cláusulas de los seguros contratados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Reddit 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

¿Quieres dejar un comentario?

Deja tu comentario aquí


Nombre (required)

Email (required)

Website

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies